Páginas vistas en total

jueves, 9 de febrero de 2012

POEMA: NO IMPORTA DÓNDE, SINO CON QUIEN















NO IMPORTA DÓNDE, SINO CON QUIÉN
----------------------------------

Duele,
duele no poder abrazarse al presente;
no hago más que darme cuenta de quién soy
y ver que es del todo imposible
volver atrás en el tiempo.

La realidad es un continuo bajar a las memorias
sitas en el subsuelo;
en un ascensor negro
con botones de un sucio marfil,
que apenas ya funcionan,
desgastados de tanto manejo.


Estoy plagado de surcos;
aún así, la deseo...
La digo:

-¿Qué ves?

Ella, apenas una mujer
y mirándome fijamente, responde:

-"Un hombre que no quiere renunciar a nada".



Rabia,
a pesar de saber que he vivido lo mío;
tristeza por mi edad tan avanzada.


He de admitir
que, en cierta ocasión, tuve una soga muy cerca
tejida con las oportunidades perdidas,
que decía de aprovecharla atándomela al cuello
y con un salto al vacío...
pero no.


Quedo con ella
mucho, mucho después
de los rayos maduros del mediodía
para que no se me vean tantas arrugas en mi cara.
Sé qué le gusta
y la llevo a pasear a ese bosque
con delfines en sus ramas.

Nos sentamos, vemos que tampoco todo es orégano
y lo que tenemos a favor
es que nos entendemos.


Le paso un poema salido de una pluma
que derrama una contenida tempestad

el papel que es mi boca, habla de amarla
en un lugar creado para ella,
en una selva lunar
blanca.


Habla de íntimos ámbitos,
habla de pasión en palabras
básicos instintos también;
ya que no me veo con fe
desde los siglos de mi cara.


La devuelvo a su hogar;
y al volver a la mía,
únicamente veo premoniciones;
relojes que ríen a carcajadas
cuando la luz se interna por la ventana, intrusa
para ponerse a correr por las paredes de la casa.


La gente nos ve pasar
giran sus cabezas, las señales son claras;
murmuran sobre mínima moral y hacen alusiones al destiempo,
yo no digo nada, ni libros hay que hablen del placer
de, aún en su ausencia, yo esculpa su cara
en nubes de borde moldeable.



Soy maduro, muy maduro
ella una piedra preciosa
muy joven
¿Y qué?

Ya me cansé de renuncias,
de quedarme a perpetuidad, penando
en habitaciones llenas de lluvia.


La gente sólo habla de una riqueza
olvidándose de los agujeros que tienen en sus calcetines de pobre,
de sus mermas, de sus propias limitaciones,
jorobas que no ven.



Ya le dije cierta vez de dejarlo
y de sus ojos, esos que más amo en el mundo,
cayeron infinidad de cristales marchitos.


No, vamos a darnos cuanto podamos
y lo sé por la calidad de su abrazo;
ella y yo somos un campo abundante
en salibas
para escupir al destino!


Es cierto que sigo bajando dentro de mi
cuando ella se ausenta,
pero es a esa corriente freática que me provoca
cuando la pienso, risueña

y es una vez allá, que la digo:

-Aquí me tienes

con mis brazos hechos
la más dulce de las tenazas,

dispuestos para cuando vengas
o para cuando dispongas, si consideras
que ya es el momento
de mostrarnos a los demás

o también,
por si esa cama que nos espera,
es demasiado pequeña.
------------------------------------
Domingo Sánchez - Loverman.
poemas registrados.

6 comentarios:

Montse dijo...

Gracias!!!!

Anónimo dijo...

Hermoso!,como siempre...llenos de amor,esperas que no llegan,ilusiones pasajeras y nada mas!...

Sabela dijo...

Símplemente maravilloso y muy emotivo.De los más bonitos que tienes.Felicidades!

Anónimo dijo...

Amor sin edad, sin tiempo,¡para qué!. El tiempo no sive de nada, si dos corazones se entienden.¡¡¡Genial!!! te quiero Nadia

isabel dijo...

Asi es poeta,el amor cuando llega llega sin tiempo y sin edad besines

marce dijo...

Simplemente...Maravilloso....
Una bella historia.....gracias...!!!