Páginas vistas en total

lunes, 28 de noviembre de 2011

POEMA RECITADO EN CERTÁMENES CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

VIOLENCIA DE GÉNERO.
---------------------------------------
La violencia es huracán,
un puño que cargan de fuego
y que desfigura la cara de quien ya no aman,
esos brutos inmaduros
que olvidaron las palabras.

La violencia es la hidra loca
que han alimentado en su cabeza
con una fuerza desatada sin control,
y el error que muchos cargan en su naturaleza.

Un huevo con dientes
que el demonio les dejó para empollarlo.

Ese malcriado con cuernos que lo creó de cáscara endeble
y que fácilmente se pudiera romper
esparciendo su contenido,
y el resultado de ese mal, luego,
se les fuera de las manos

explotando, agujereando al amor con sus esquirlas
y haciéndole vaciarse de su esencia querida,
a la vez de llevar hasta tal zafarrancho
a la mujer y sus carnes.

Éstos, que no razonan,
ya saben que cada golpe
es un kilo que a su impotencia añaden,
y aunque sea por el único ataque de un día,
su alma, para toda su vida, va a quedar marcada.

Pero nosotros, los que amamos a nuestra mujer
todos los días,
queremos que sepáis que, en nada, estamos con vosotros
y que si algo nos preocupa
es que salgáis tanto en las malas noticias.

Este poema clama
porque por culpa de unos, los demás
llevamos una lacra prendida
desde hace muchos años

pero yo, hoy,
miro a mis mismos, a mis iguales
que juntos tratamos de hacer subir y bien
una nueva generación.

Explicándoles que, si una vez encuentran
uno de esos huevos al lado suyo, sepan
que los padres les damos un paño y una educación,
para que sepan escoger, correctamente
la mejor...o, las dos opciones:

1- o bien, no sacarle brillo a ese huevo, porque da vergüenza

2- que lo arrojen muy lejos si es que con el paño
no han podido borrarlo...de cualquier planeta.

sábado, 19 de noviembre de 2011

DUETO DE MISIVAS ENTRE ESCRITORES

1º DUETO ENTRE POETAS -- STELLA MARIS ROJAS Y DOMINGO SÁNCHEZ - LOVERMAN
Publicado pors en enero 31, 2010 en 9:49amVer blog
1º DUETO DE POETAS ENTRE: STELLA MARIS ROJAS Y DOMINGO SÁNCHEZ - LOVERMAN
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


poema por: Stella Maris Rojas


BRUMA
-----------

Estoy parada en el andén de una estación de trenes semi-vacía; es de noche,
muy tarde y una espesa bruma que hace el mágico efecto de que todo desaparezca a los pocos pasos.
Comienzo a caminar al lado de un tren que parte.
Al tomar velocidad, la formación de vagones me deja atrás
y se pierde en la bruma como si nunca hubiera existido; solo queda de el su sonido apagándose en la lejanía
Sigo caminando y de pronto:
En el brumoso y solitario andén sol alumbrado por una tenue
y amarillenta bombilla comienza a dibujarse una silueta.
Me toma por sorpresa.
Miro otra vez
Al principio con miedo, ¿Quién es?,
¿Hombre?, ¿Mujer?,
¿Joven?, ¿Viejo,
Casi detengo mis pasos
Mi corazón comienza a cabalgar rápidamente
Todavía no distingo bien…..
Pero, como el cuerpo ve antes que los ojos; comienzo a sentir una cálida sensación recorriéndome.
Camino unos pasos mas….
Y tu silueta se hace nítida; entonces desaparece la bruma y creo que la estación toda.
Corro a tus brazos el corazón me estalla de felicidad.
Es que no esperaba encontrarte allí, y la sorpresa le agrega encanto a tu visita.
Nos besamos apasionadamente por largo rato acariciándonos, y
sin romper el nudo del abrazo,
apuramos el paso para no desperdiciar ni un minuto de nuestro corto,
seguramente demasiado corto encuentro,
Después y con el amor aún colgado de nuestras miradas,
volveremos cada cuál a su casa, a la vida intrascendente y a veces apática
de todos los días, pero con una dosis extra de la energía que nos da nuestro secreto
y prohibido AMOR que por secreto y prohibido tiene un sabor mas excitante aún,
Recién nos separamos y ya quiero estar en tus brazos nuevamente
y oírte susurrar en mis oídos “TE AMO”, sentir tus caricias sobre mi piel
y todo tu amor rodeándome
Ya espero impaciente nuestro próximo encuentro
---------------------------------------------------------------------------

Stella Maris Rojas
derechos reservados


--------------------------------------------------------------------------

poema por: Domingo Sánchez - Loverman


A BASE DE SOPLAR, SE DIFUMINA
------------------------------------------------------

Yo sé porqué andabas
por donde las personas se van
y vuelven pocas,
ibas tras algo pasado
encadenando momentos

no eran las brumas
sino tus pensamientos
de aquello que sucedió
y que no trataste de borrar

se ve
que en su imposible caída
los muros que no se convierten en polvo
se transforman
en brumas de cemento y cal.


Somos una historia de un día
una ráfaga cortante
que te hirió más que aliviarte

yo te avisé:
no te enamores, no lo hagas tan grande
yo solo estoy de paso, no más...


verdad que nos agarró la euforia
verdad que los fogonazos nos debieron de atravesar,
que te acomodaste en el recién desconocido
por harta del otro que tienes en casa
que no te preguntaba ni cómo estás.


Yo traía la sed de la novedad
tú el hambre de casi siempre,
y las lenguas, aunque diferentes
hicieron por entenderse en las carnes.


Tú gemías como nadie
de mis conocidas,
yo era el más cariñoso de los duros

yo noté cómo de encogida
pasabas a ser la más correspondída
y te dije otra vez:

"Ámame durante unas horas
siente los efluvios antiguos volver

pero, por favor, no me hagas sentir mal, después
por dejarte llevar por los latidos del corazón

por lo que te puedan soltar mis labios,
soy un viajero de una sóla vez
y que no vuelve por estos pagos"


Permanecimos abrazados
y tu mano daba vueltas en distinta dirección
a las manecillas del reloj
de aquel alquilado cuarto

yo me abandoné al abandono
tú no te soltabas de mi
ni tu mano de los minutos pasados

nos amamos a plena luz
de un pequeño sitio apartado,
para vernos las caras
para que no fuera un sueño
pero pasaban las horas
y tú...tenías dueño.


Desde dentro del vagon y a través de la ventana,
tú y yo, en el andén nos cogíamos la mano
y los brazos en donde habíamos zozobrado
ahora se nos antojaban pequeños.


Todavía hoy, el pitido del tren
se nos antoja en nuestros respectivos mundos
como el sonido más amargo...

"ó así la imagino
a esa mujer que quiso borrar su rutina,

aunque fuera por un solo día,
y en los brazos de un desconocido

que le dió más cariño en una jornada
que en todo su sin-vivir, sin absolutamente nada"


Desde aquí te pido
para no sentirme mal
por haberte conocido,
que atravieses soplando las brumas
pues sólo son polvo levantado,
y que poco a poco iran cayendo
para fundirse en olvido

y que no escuches
ni hagas caso de los agudos pitídos

si acaso, de algún sonido grave
de una voz semi-recuperada
que te recuerde ese: "te amo"
y te dije, como debilidad
en medio del orgásmico marasmo.


A ti, Stella,
estrella imposible de un solo día
por la simple razón
de que quiero mi conciencia tranquila
y de que yo
...yo sólo estaba de paso.
-------------------------------------------------------------------

Domingo Sánchez - Loverman
poemas en narrativa
derechos reservados

lunes, 14 de noviembre de 2011

PARA ELLAS Y SU SEXTO SENTIDO.

PARA ELLAS Y SU SEXTO SENTIDO.
---------------------------------------------------------

Hasta hace un poco,
se veían llamas persiguiendo al Sol
con la intención de agregársele
de hacerle peor

no pudieron, feneciendo a la vez
que ese tan grande,
cuando se sumergía, ya cansado
al final de la tarde.


A veces, durante la vida,
se pide un acto de contrición para la redención
por todo lo que se ve y no se puede hacer nada
tal y como a él le pasa, cotidiano.


A mi ya me ves,
arrodillado dentro del barro
y hasta la barbilla de él
por arreglarlo

y tú, por si te crees el "sin pecado"
aquí, junto a mí, te dejo un lado
y luego
quince minutos más
en mi propio Calvario

porque,
si estás aquí, lógicamente,
es porque presientes algo.


Yo tengo mi manera, como ya ves
mi clave

no es tan difícil, únicamente reconocerla
para inmolarte,
y lograr satisfacer tu entrega a la condena
y te puedas sentir bien
más tarde.


Y así sucede cuando sabes del hecho
sobre un corazón que dejas malherido
y del que te apercibes de ello
por la conciencia,

malquerencias son, que piden su penitencia
por manchas difíciles de deshacer.


El barro y después
esa perspectiva desde el Calvario,
me dan esa visión del ejército del mal
del que fue y ya en retirada,
mi anterior enemigo interior.

Después del perdón, verás
que la noche continúa
y que disonante ni distorsionada
en nada, va

por no tener
ni escucharás su canción,
sólo calma tendrás
tras el pago del error.


Entonces tú, el próximo a mí y desde el Gólgota
podrás volver a decirle a quien fallaste
que estás más que arrepentido...
y que, ya que has tardado media vida en encontrarla
¿Te piensa ella condenar, ahora que te conoce,
a otra existencia para volveros a encontrar?


Al igual que yo, aquí
lleno de costras y barro
contrito, afligido
y repleta mi boca con la palabra: perdón...

para un amor que ya verdadero sé,
que te envío repetido y confío te llegará
aún sin saber la forma
...allí donde estés...