Páginas vistas en total

sábado, 3 de diciembre de 2011

CRÓNICA DE LA ÚLTIMA VISITA DEL POETA JUAN GELMAN EN BARCELONA.


CRÓNICA PARA LOS AMANTES DE LAS BUENAS LETRAS.
-----------------------------------------------------------------------------------------


Juan Gelman, poeta argentino (1930), de gira por Barcelona.

Dentro del marco de los eventos de Barcelona Poesía 2011, hemos tenido el placer de recibirle en un Teatro Romea ( 17 / 5), lleno hasta la bandera.
Gelman es uno de los mejores poetas argentinos y en tránsito por este zoo mundial del siglo xxI, donde pudimos comprobar que tiene tema de largo y para todos. Hay que decir que el escritor de 81 años, sufrió el exilio por una dictadura que también le arrebató seres queridos. Gran inventor de palabras, nos ha traído su visión del amor en su último libro titulado: "El emperrado corazón amora", el cual presentó y donde también en miedos, moja.
Allá, sentado en un sofá de verde aterciopelado, nos deleitó recitando de voz profunda y propia, bocados exquisitos de sus poemas nuevos y antiguos, aderezados de su talante simpático y afable con el que acarameló sus metáforas a enamorados de los poemas y desconocidos hasta esa hora.
Un Gelman invicto que nos mantuvo ensimismados alrededor de unos 45 minutos y que luego nos pervivió con ese sabor de querer continuar hablando más de él, en los labios.
Debido a los giros en sus frases y donde también tuvo palabras para otros escritores de dilatadas letras y coetáneos.
Un artista de la tinta a tan sólo unos pasos, en una conversación casi íntima y amiga, que ha influido en muchas manos, como en directores de películas, por ejemplo Eliseo Subiela, en su filmografía.
Que escanció deliciosos tragos de ambrosía sacados de la bodega de sus páginas y que todos paladeamos de esas palabras con su voz cálida,
tales como: "lo que aviva el sueño de un niño con ojos cerrados"; también tuvo minutos para la tristeza y el desamor, donde: "no se puede parar la mueca del dolor". Incluso la visión retrospectiva a la infancia donde había: "esa madre que limpia incluso los pecados del mundo", como así ese sentir dolido de: "almas dobladas por tan triste alegría"....
Un Gelman con muchos años a cuestas pero...¡tan necesario!,
y aunque con su voz un poco en los sótanos, eso que le extrañamos, nos lo compensó con un doble vigor en la fuerza de sus palabras, por descontado.
Un Gelman de éxito, de oro.
Tan y tan grande por sus poemas, como por lo prolífico.
Parvo tiempo para un genio de mucho, y eso de tenerlos que servir a pedazos...fue motivo de que a muchos de nosotros nos supiera a poco.

Domingo Sánchez - Loverman.

2 comentarios:

María de Gea dijo...

Muy interesante .Mira que no presentarlo...Es que!

Marlene Denis dijo...

Adoro a Gelman. Lo conocí en La Habana y es un verdadero maestro.