Páginas vistas en total

domingo, 11 de septiembre de 2011

POEMA DEDICADO A LA CANTANTE AMY WINEHOUSE

A   AMY  WINEHOUSE.


Muy joven te vas

franqueando una línea que no esperaba casi nadie
pero que intuía,
en tu cuerpo-cobijo
de un espíritu que se ha rendido
y maleable

Diste que pensar con tu voz
"la nueva reina",
todos decían

tus arias modernas e increíbles
de sonido negro en voz blanca
iban añadiendo y cambiando
el contorno musical
que iba a ser tan grande
...pero ya no hay tiempo...en realidad


Se trunca así tu musical palabra
con más futuro que pasado,
que traía una nueva opción
al blues, al jazz, al soul e incluso al pop.


Oh "sister",
gritan heridas gargantas,
porque desapareces a destiempo...

te pudiste desintoxicar
SO, WHY DID YOU SAY?
NO, NO, NO...


Oh hermana,
fuerte viento por tu boca
de un cuerpo que mancillabas con las drogas, sí
una mala combinación con el alcohol
que ya ves como acaba

la degradación suele venir en forma de polvo blanco
que estira una oscuridad,
que alarga una alianza maldita y secreta
sin importarle que corta un futuro
que no hacía más que empezar. 


Carne de cañón
y que nadie se explica,
tú, que tanto vivías!

...tú, la misma
siempre rodeada de tantos
y que, al final, por lo visto
no tenias ni un amigo
en quien poderte apoyar...


Al menos, en la actualidad
tú, como estrella a esa otra:
redonda, grande, de redondo compás...

contarás que ahora, con su velo oscuro
te está confeccionando
un sudario, como vestido

y otros, muchos!
que, también de luto
te dirán:

"Oh, melodiosa hermana:
¿Quién nos va a cantar ahora, en un día tan triste?

...o tal vez:

"qué mala suerte, era su sino, no más"

de ti,
ese juguete que veíamos a punto de romperse
por asomarse tantas y tantas veces
al abismo.


Al final siempre te va a llorar
quien dejas atrás, porque siempre está

esa mujer que te apoyó para empezar tu camino

y que ahora, desgarrada
ya descansa, relajada
porque sabe que reposas
pero es infeliz,
de alguna forma, por ti
por tal final

viéndote las grietas cerradas de tu cara
rayas negras de grueso rímel,
desde donde salía la luz de esa niña grande
tú, siempre la pequeña Amy,
para tu madre

quien de ti, se despide
dándote besos por las manos, cara, sien
diciéndote:
"Buenas noches, ángel mío, que duermas bien".

5 comentarios:

Kellypocharaquel dijo...

Muy hermoso blog, donde la sensibilidad se viste de gala...Poemas muy hondos como el de Ammy...Tu talento es grandioso
Abrazos y besos
Raquel Luisa Teppich

Maica Raga dijo...

Precioso, amigo. Tienes la capacidad de transmitir con una enorme belleza aquello que vives. Felicidades por tu blog. Te deseo lo mejor porque sin duda está por llegar. Maica Raga

Beduina dijo...

Todo cuanto he leído hasta aquì es maravilloso y entendible al corazón y los ojos.
Una manifestaciòn de sentimientos que afloran en cada verso.
Mis felicitaciones!

Amelia Díaz dijo...

Este también me gusta muchísimo.
Mucho!

Sabela dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.